miércoles, noviembre 03, 2010

El antropófago


En casa de una pareja hay un hombre comiéndose un brazo humano. Me confiesa que es antropófago y que no puede comer otra cosa. Empiezo a cavilar para mis adentros y llego a la conclusión de que es un asesino, porque de otro modo, ¿cómo consigue carne humana? El me dice que tiene un amigo que le informa de los cementerios donde acaban de llegar muertos frescos, pero eso no me convence porque me siento sorprendido de la gula con la que devora el brazo. Se levanta porque tiene prisa y se va. Yo me voy a uno de los chicos de la pareja y le digo que su amigo es un antropófago y me responde que ya lo sabe y que, incluso le pidió que le guardara los huesos en la nevera.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home