miércoles, noviembre 03, 2010

Gladis y el guitarrista


He hablado con Cristina Sanjuan. Le he preguntado cómo estaba. Bien, ahora bien. ¿Antes no lo estabas? Risas. Sí, pero a veces uno sube, baja, ya sabes. Y ahora estás subiendo o arriba. Risas. Ya tiene el permiso para irse a España a visitar a la madre. Irá en Navidad. Bueno, no es del todo permiso, es una cosa rara vinculada a un nuevo abogado chino. Es que los chinos son muy espabilados, dice. En cuanto le haga alguna marranada lo pagará toda la raza china. 

Me ha hablado del guitarrista vasco-francés que vive en el loft de Chelsea y con el que antes se veía mucho hasta que se pelearon. Ahora volvemos a vernos, dice, como antes. Me llama para que recite unos versos mientras toca la guitarra y después me folla. Ahora folla mucho mejor que antes, porque antes lo hacía fatal. El otro día, mientras la tenía dentro me ha preguntado si no me importaba que él quisiera a otra mujer. Me lo he quedado mirando, entendiendo perfectamente su pregunta porque es obvio que quiere a alguien, pero lo que no he entendido ha sido que se pusiera a hablar de eso con su miembro en mi cuerpo. No, si la quieres qué voy a hacer. Venga, sigue, le dije.

Me habló también de un personaje que podría desarrollar en la novela de Gladis Paraskei: Rune el noruego.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home