martes, noviembre 02, 2010

Noche de gimnasio


He soñado que hacía estiramientos, que iba a la piscina, que jugaba al frontón y se me rompía la raqueta, que iba a un lugar donde me quitaban con cirugía menor unas espinillas de la cara y que tomaba los rayos uva. Hoy he soñado conmigo y mi circunstancia.
También he soñado que Reginaldo pedía comida y cuando llegaba la comida he tenido que despertarle diciéndole: Mira, han llegado tus croquetas. Como no me hacía caso y yo estaba muy cansado he decidido dejarlas por ahí cerca y aprovechando que el camarero se había ido volví a dormirme.

Reginaldo me confesó al despertar que su hermano se habia casado con una mujer muy guapa por lo que he deducido que él la deseaba o que la mujer empezó saliendo con él y luego se decidió por el hermano y me sentí triste por él, ya que parece una especie de trauma y a mí me sensibilizan tanto los traumas de los demás...Será que los relaciono con los míos. Pero volviendo a lo de la raqueta, yo asistía al gimnasio tan feliz y me metía en mi cancha vacía. Me sentía bien conmigo mismo, empecé a jugar y, a cierto punto, entraron dos personas que, haciendo caso omiso de mi presencia, tomaban posiciones para iniciar su partida. Me he dicho: Tú sigue jugando y ya verán que tienen que irse. Quise hacer un saque estupendo, como para impresionar pero no conseguía darle a la pelota con la raqueta. Me sentí abochornado y probé con otro saque pero nada, lo mismo. Ellos se marcharon haciendo un pequeño chiste sobre mi poca habilidad en el juego. Cuando se hubieron ido reparé en que la raqueta estaba rota. Salí a toda prisa de la cancha para dar alcance a los hombres y les dije que podían usar la cancha porque mi raqueta estaba rota. Por eso era que no me salían los saques, les dije.

¿Para qué fui a buscarles? ¿Por bondad con el propósito de cederles la cancha o para justificar mi torpeza con el juego?

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home