sábado, diciembre 18, 2010

Las malditas de Prospect Park (final)


- ¿Por qué lo hiciste?
- Me estaban dando muchos celos.
- ¿Sabes?...Creo que empezaba a ser feliz.
- Por eso tenía celos.
- Claro...Podías haberme dejado ser feliz un poco más.
- Tarde o temprano habría muerto y hubiera sido peor.
- El me quería como soy...qué absurdo, como si nosotras fueramos algo.
- ¿Cómo se suponía que eras?
- Como él se imaginaba... Y yo...Yo estaba empezando a ser lo que él quería, su felicidad. Betty, ¿te has dado cuenta de que hemos vivido matando?
- O ellos han vivido muriendo.
- ¿Qué somos en sus vidas?
- ¿Qué es la vida sin nosotras?
- Parece que se haya desmayado o que esté durmiendo.
- Le sienta mejor la muerte que la vida.
- Yo estaba a punto de dársela y tú se la quitaste porque eso te revolvía el estómago.
- ¿Qué sentiste?
- Estoy emocionada...o lo estaba. Es algo difícil de definir...Como que te pasa un tren por encima y sus ruedas metálicas son dedos que te abrazan.
- No me convence eso del amor.
- ¿Qué hacemos con él ahora?
- Nada. Que se quede ahí hasta que se descomponga.
- El parque olerá mal.
- ¿Qué hay de malo en eso?
- Nada.
- Pronto amanecerá. Vayámonos. Quiero volver al horario de antes. La noche no me convence.
- A mí me estaba convenciendo cuando tus muletas empezaron a agitarse en el aire.
- Seremos malditas pero diurnas.
- Ahora estoy cayendo en la cuenta de que cuando yo sentí la felicidad tú sentías la desgracia.
- Eso es.
- Entonces de algún modo hiciste bien.
- De este modo seguimos junts, sin celos ni envidias.
- ¿Oyes a los pájaros? Cantan porque son infelices.
- ¡Qué malo es sentirse infeliz!
- ¡Qué malo es sentirse feliz!
- Deberías agradecerme toda la vida mi golpe de muleta. Te he evitado tener que pasar por momentos inolvidables, de esos que una recuerda mucho junto a una ventana cuando la abandonan.
- Me hubiera dejado por otra maldita más espabilada que yo.
- Seguro que te hubiera dejado por mí.
- No creo que haya otra maldita por quien dejarme en Brooklyn.
- Mañana venimos a las dos de la tarde, como antes.
- Oye, Betty, el que entra por ahí sí que parece Sigfried.
- ¡Es igual que en la foto! 
- ¿A estas horas viene? A estas horas todo ha ocurrido ya. Se me había olvidado decirte que este que está aquí era un tal Marcus.
- ¿Y por qué le besaste?
- La boca no sabe de nombres.
- ¿Por qué no me lo dijiste antes?
- ¿Antes? Me estaba besando, me taponaba la boca. Además, ¿qué hubiera cambiado?...¿Nos acercamos a Sigfried a ver?
- Está amaneciendo. Se me verán demasiado las muletas.
- Te puedo colocar contra un árbol y cubrimos las muletas con hojas secas.
- Prefiero irme.
- Espera, Betty, nos está llamando...
- Molly, no puedo frenar en seco. Me es totalmente imposible.
- Se acerca...
- Parece que está algo agitado, ¿de dónde vendrá?
- Creo que viene a por nosotras, ¿qué hacemos?
- Ser nosotras mismas.
- ¿Malditas?
- Sí, mejor asumimos nuestro papel. Hemos sido demasiado blandas . Ya voy frenando. Muéstrale una de tus mejores caras, que se siga acercando. 
- Me está subiendo la adrenalina. Qué sabia es la naturaleza, me siento en el aire.
- A mí se me alborotan las hormonas.
- Hemos nacido para esto.
- Nunca te dejaré.
- Yo tampoco. Somos las dos caras de una misma moneda.
- Eso, somos una moneda. Vamos a por él.
- ¡Vamos!, ¡qué diablos!

11 Comentarios:

Blogger ✙Eurice✙ dijo...

¡plas!¡plas!¡plas!
Soberbio final.
Un gran relato para una noche de sabado que comienza.
Hasta la vista Dubczek.

11:04 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

yo esperaba mas partes mi rey, jaja, excelente...

siempre tuyo

11:07 p. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

Gracias, Eurice :)

11:29 p. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

No, yo creo que se hizo largo. Hubieron muchas bajas :(

11:29 p. m.  
Anonymous Tonet dijo...

Más que malditas, diría supervivientes ;)

Aldabra me ha dicho que suele dejar la puerta abierta , asi que me he colado...me ha gustado mucho su casa y con su permiso sería un placer volver.

Saludos

12:04 a. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

Gracias, Tonet, y yo estoy encantado de que te guste y de que vuelvas siempre que quieras :) Un abrazo

12:11 a. m.  
Blogger pon dijo...

Lo dicho, menos mal que me pilla un poco lejos, porque vaya parejita.


Qué bien escribes, Romek, da gusto leerte y repetir lectura.

1:46 p. m.  
Blogger Thiago dijo...

jaj cari, ya te expliqué lo de las bajas... Hombre los post de capítulos es verdad que a veces desaniman a la gente. Sabes? yo he publicado alguna cosa por capítulos y lo bueno, es que como los espacio, nadie me pide la continuación ni echa de menos el final ni nada, se lo tragan, comentan y listo, jajaaj

de todas formas ya te dije que los viernes y sábados son malos para publicar nada, la gente está haciendo otras cosas, concretamente este finde gastando en libros para regalos que nadie ha de leer nunca, jajaaj

bueno, tu dialogo -en total- está genial. Realemente es una obra de teatro a medias entre Esperando a Godot de Beckett y Las criadas de Genet, jajaa me ha encantado.


Bezos.

7:04 p. m.  
Blogger theodore dijo...

Yo también aplaudo a rabiar, e insisto en lo que te dije sobre el teatro de las ideas. Esto está lleno de ellas, un texto disfrazado de un absurdo que esconde vida, apegos, miedos, ansias... líneas que confunden y sorprenden entrelazadas en un continuo que va acariciando y a veces pellizcando a quien lo sigue. Una pasada, vaya.

Besos

9:36 p. m.  
Blogger celsa dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

2:37 a. m.  
Blogger Pimpf dijo...

Vaya, si que es difícil contentar a las malditas estas, al final, nada les sabe bien ni mal, y tras este buen relato, la vida seguirá igual para ellas.

Bicos ricos

11:34 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home