jueves, diciembre 23, 2010

Las tranies de Jackson Heights

Reginaldo acababa de cortarse el pelo y yo tenía aún ojeras. Fuimos a comer al Pollos Mario de Astoria. Me comentó que su amiga Francit, que trabaja para la comunidad "tranie" dando clases a las "sex workers", nos había invitado a su fiesta de cumpleaños en las oficinas del Gay Center. Yo ya tenía ganas de conocer a esa tranie. Tranie se pronuncia "trani" como Willie se pronuncia "willi", así que empezando por la pronunciación prosigo con el relato.
Francit era un hombre que se hizo el cambio de sexo o pasó de tener sexo a no tener ninguno. Cuando era hombre se vestía de mujer y se prostituía en la Avenida 34. Después de la operación dejó de ser puta a ser "sex worker" pero sorprendentemente dejó de tener el éxito que se esperaba. Los hombres que iban con "ella" esperaban que tuviera rabo. Aún así, una vez dejó las calles y empezó a dedicarse a la docencia se volcó en las materias más importantes a enseñar. Eran tres cursos semestrales después de los cuales una puta se convertía en sex worker y un travesti en una tranie. Los últimos semestres se dedicaban a la enseñanza de las materias más ocultas, las que hacían de una tranie una tranie que comprendían el método para ocultar el pene entre las piernas sujetándoselo con un esparadrapo o el secreto de una buena mamada sin que tuviera que intervenir la boca. Después del tercer semestre se convertían en unas auténticas sabias del placer y su actitud ante la vida les cambiaba completamente. El curso les acreditaba como profesionales. Ya no eran unas perras y se entregaban con devoción y profesionalidad a su oficio.
De puta se llamaba Cristina y de tranie Francis pero Reginaldo al ver que había salido de la operación hecha una madeja de "features" y que no pareció haberle ayudado mucho a su transformación a mujer le puso el apodo de France-it. Tranie es el nombre familiar para designar a las "transgender", así que las que se cambian de sexo o están en el proceso se las llama tranies. Y como un hombre que ha decidido pasar por la tortura o alivio de ser mujer piensa que todos los homosexuales quisieran hacer lo mismo, sólo que no tienen el valor, les apodan con el nombre de "ponkas"
- ¿Así que ahora vas con esas ponkas? (por ejemplo, para ver el apodo en un contexto real)
Pues Francit da clases en el centro donde nos ha invitado a un trozo de pastel. No hubiera accedido de haber sabido que iba acompañada de algunas de sus alumnas. Mi ingenuidad me hizo pensar que estaba celebrando su cumpleaños sola.
Entramos en la oficina. En la cocina-comedor estaban las tranies. Se oían sus voces rotas, descompuestas y sin melodía, varias octavas más graves que las de una mujer y otras varias más agudas que las de un hombre. Reginaldo, mientras entraba en la cocina, me ha hecho esperar fuera hasta que me hiciera una señal por si las tranies estuvieran desnudas o desprovistas de los gestos de los que pronto irían a hacer gala para mí, un intruso. Ha salido dándome el permiso.
Fue como entrar en una obra de teatro ya empezada en la que los actores, repentinamente, detienen sus diálogos para saludarte, articulando las siliconas y sirviéndose de un público nuevo para volver a su representación de gestos afectados, de apoplegías verbales, de suspiros lapidarios. Apoyadas contra un mostrador había dos "chicas". Las dos parecían "chicas de verdad". Sentadas alrededor de una mesa redonda estaba Francit, cuyos labios borrachos de silicona no lograba domar y uno nunca sabía qué forma irían a dibujar al sonreir, qué línea estética obedecerían ante una risa imprevista. A su derecha tenía a una auténtica mujer colombiana que hablaba a las tranies como si fueran retardadas mentales. Era una manera de apoyar su causa.
Francit: Pues ahora estoy de lo más contenta con mi ciclomotor.
Reginaldo: ¿Y quién te lo ha regalado?
Francit: Mi hermano
Colombiana: Andaaaa, qué hermano más lindo y qué regalos te hace, ¿eh? -léase con la entonación con la que una enfermera le dice a un moribundo al entrar en la habitación y ver que no hay comida en su plato: "andaaa, nos lo hemos comido todo"-
A la izquierda de Francit, había una llamada Milagros que hablaba con ambos codos apoyados en la mesa, los brazos inmóviles y las manos azotando el aire, bailando al ritmo de sus palabras y detrás de ella una mexicana gorda, de aspecto tan grotesco que más que mujer parecía la parodia de un taxista de provincias al que, sin previo aviso, le hubieran salido unas garras de sus anchas manos, garras que quiso ocultar bajo una capa de esmalte rojo. Llevaba el pelo recogido en una cola de caballo pero ni siquiera esos pequeños detalles de feminidad impuestos eran suficientes para ocultar "el hombre que fue", el hombre que sigue todavía viviendo en ellas, suspirando tras las bambalinas y dejándose ver del mismo modo que el demonio escribió "help me" en el estómago de la pequeña Reagan. Eran todas ellas hombres que han ido construyendo su feminidad a trozos, desconociendo quizás, que una mujer es una pieza compacta, que cualquier movimiento va inevitablemente unido a un tamaño de brazo, una sonrisa a una determinada boca y una voz a una melodía física. Así, Milagros era mujer por la cola de caballo, por los senos y por las uñas rojas. La otra era mujer por sus gestos fingidos preparados de antemano ante un espejo y por su peinado. La otra porque se parecía a una canción de Whitney Houston y por los labios.
Al final del evento, Francit las ha premiado con preservativos. Ha sacado decenas de tiras de condones con diferentes sabores y colores. Al ver la bolsa se han lanzado todas a por sus regalos. Podían coger tantos como se les antojara, como perversas, para no traicionar el slogan de moda: "sexo seguro", slogan que ampara la promiscuidad y la prostitución. Los preservativos de Francit vendrían a ser como el rosario de un confesor impone al penitente y del que todas querían emborracharse para alejarse del pecado que representaba "no tener sexo seguro". La alegría de los condones se debía a que era una nueva remesa de preservativos con sabor a diferentes frutas. Milagros se metió en el bolso unas diez tiras de ocho condones cada una. Los sostenía en su mano ancha y grosera como si fueran un ramillete de flores de promisión, de folladas casi realizadas. Ochenta condones se llevó Milagros. Las otras no se quedaron cortas. Una preguntaba: ¿No tienes de frutas tropicales? Me encantan las frutas tropicales en invierno, dijo, conciliando así dos cosas tan dispares como la penetración anal y las estaciones. Tuve ganas de preguntar qué sentido tenía ponerle un sabor de frutas a un pene y, de hecho, empecé la pregunta pero sus voces, como siempre, eclipsaron la mía. Me callé y continué presenciando cómo embutían en sus bolsos las tiras de preservativos con las que revestirían el miembro de sus machos, preguntándome de algún modo, qué criterio seguirían para ponerle melocotón a Johnnie o limón a Fred.
Fracit nos invitó después a ir a su casa a conocer a su perrito Bebé y nos hemos quedado un rato bebiendo té frío. Ella parece buena persona. Al lado de su nevera incluso parecía una auténtica mujer. Me consta que las tranies sufren constantemente y que, bajo la bandera de libertinaje, han elegido un camino espinoso cuya única satisfacción es la de anular el fruto de su admiración, las mujeres verdaderas, a costa de convertirse ellas mismas en sus ídolos. Pero cuando logran ser mujeres no consiguen más que chulos como novios, drogadictos, hombres que no trabajan, las explotan, las dejan prostituirse, las celan y les hacen la vida imposible (dentro de la imposibilidad que pueda caberles) Aún así, se agarran a esa parcela de amor que les brinda su nueva situación y por tener la ilusión de estar con un ¨verdadero hombre" (o, mejor dicho, alguien que no sea una ponka) aguantan lo que sea. Francit se acaba de separar de su novio, aunque éste le llora por teléfono y le ruega que le acepte de nuevo en casa. No lo hará, nos ha dicho, y dejará que se mude a Florida a petición de su madre.

20 Comentarios:

Blogger claudia dijo...

Relato ideal para la víspera de nochebuena, se estaba poniendo todo un poco empalagoso.

Además yo también creo que me agarro a una parcela de amor.

8:21 p. m.  
Blogger ✙Eurice✙ dijo...

No me gustan las parcelas, ni siquiera para dormir el sueño eterno.¿Me has echado de menos ehhhhh ;)?,ja,ja,ja.
No has podido resistir la tentación y te has venido a mi desván y eso que no me sigues(así tiene más merito),jua,jua,jua.
Gracias por visitarme y desearme felices fiestas, me has defraudado :(, pensaba que tú no eras como los demás, ja,ja,ja,ja,ja. Es broma tio.
No te equivoques, por que te estas equivocando,ja,ja,ja, de momento no estas ni por asomo autorizado a darme besos ;).
Un sencillo abrazo puede ser incluso más intenso :)ja,ja,ja.
Hoy tengo ganas de reirme, estoy en un lugar del Norte de España donde hace un frio del carajo, a mi me encanta el frio, me recuerda a la muerte que es el estado ideal para los desencantados de este mundo como yo.

8:40 p. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

Yo tambien estoy desencantado, euri, pero ya me he acostumbrado.
Y si te sigo! Lo que pasa es que me gusta ir a buscarte jeje
No soy de esos que felicitan las fiestas pero por si acaso.
Un abrazo, eurice, que lo pases tranquilita por alli el norte. Para la poesia es mejor el norte que el sur.

8:47 p. m.  
Blogger ✙Eurice✙ dijo...

Vaya respuesta express :)
Estaba echando un vistazo a tus anteriores post, te he comentado algunos, me faltan los demás...con más tiempo los leeré.
¿Así que te gustaría ser polaco?ja,ja,ja,ja, pero siendo catalan ya lo eres tio,ja,ja,ja,ja.
En cambio a mi si se me ha cumplido mi sueño de ser inmortal, por que a mejor vida no puedo pasar... ;)
El Norte siempre Dubczek, soy asturiana y como el Norte no hay nada.
Imposible pasarlo "tranquilita", el sosiego no va conmigo, soy hiperactiva...
Un calidisimo abrazo.

9:00 p. m.  
Blogger ✙Eurice✙ dijo...

¡¡¡Ostias!!!
Tienes razón, que lapsus mental...pensaba que si estaba puesta en la lista, gracias por darme el toque, esa pelicula me dejo un sabor entrañable en el alma.
Bah! esta vez te doy un beso, por que me has echo recordar momentos inolvidables que viví con esa película.
Uno solo ehhhhhhhh!!

9:05 p. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

Menos mal, euri, no pensaba irme de los comentarios de tu blog jejej
No, yo no soy de ninguna parte. Baje un dia de una nave y ya esta :)
Gracias por el beso.

9:18 p. m.  
Blogger ✙Eurice✙ dijo...

Te propongo un reto, adivina de quien es esto.
¿Sabes lo que le ocurrió a un gato?
Se quedó durmiendo al sol, soñando que era un hombre, que se había dormido al sol creyendo que era un gato.
Y cuando despertó...
Ya no sabía si era un hombre o un gato.

Estamos en tierra de nadie Dubczek( me gusta llamarte más asi), así que poco importa quien somos, donde vamos y de donde venimos.

9:30 p. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

Por eso mismo, tierra de nadie.
No se de quien es eso pero es muy bueno. De quien es?
Recibiste mi email?

9:36 p. m.  
Blogger Antony Sampayo dijo...

Correcta la apreciación,Francit ahora no tiene sexo. Oye, pero que bien eso de enseñar para puto, ¡eh? ¿Y eso de una colombiana por ahí?
En lo que tienen que pagar para tener un hombre fijo al lado tienes razón, por lo regular es así.
Abrazos.

1:01 a. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

Es un barrio de Jackson Heights, en Queens donde hay muchos colombianos. Hay mucha gente latinoamericana, pero ese barrio en concreto es practicamente colombiano :)
abrazos, antony

1:07 a. m.  
Blogger theodore dijo...

Impagables las descripciones. Juegas con el feismo y lo grotesco sin perder la ternura ni tropezar con lugares comunes, siempre parece que vas a caer en ellos y los sorteas con una habilidad envidiable. En serio, los textos que nos regalas son un lujo.

Besos (ucs, de pronto he pensado en besos de boca borracha de silicona...yuyu)

1:56 a. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

Gracias, theo, tú eres otro lujo para mi :)

2:04 a. m.  
Blogger la MaLquEridA dijo...

Otro relato más al que es imposible añadirle nada.

Me gustó.

2:40 a. m.  
Blogger ✙Eurice✙ dijo...

Tennessee Williams (This Property is Condemned)...
Es mi dramaturgo favorito Dubczek. Si, recibí todo lo que me enviaste...
Las palabras se han quedado mudas para expresar mi agradecimiento.

2:43 a. m.  
Blogger Joe dijo...

Yo no se si es porque estoy tan cansado que me dormia cada dos palabras que leia o que me entro tanto como decias las cosas que pense que vos eras uno de estos personajes y por un momento era tu vida... vaya saber uno las cosas que nos pasan por las cabezas en momentos como estos de semiconciencia...viste como escuchar una cancion y soñarla despierto. eso me paso. me encanta lo que escribis.
Besote enorme y a pesar de estar en contra de la navidad te deseo felices fiestas y que la pases mmuy bien-
Adios.

4:16 a. m.  
Blogger Uno dijo...

Al placer de leerte se une descubrir siempre un tema novedoso. Da gusto venir por aquí.
Un abrazo

6:36 p. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

Gracias, Uno, igualmente.
Jejejje joe, un abrazo

8:10 p. m.  
Anonymous Tonet dijo...

Me gusta tu cruda realidad... no obstante es una carga muy pesada y evidentemente conocerla tiene un precio.
Un abrazo

1:41 a. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

Gracias, Tonet :)
Por que pesada?

1:55 a. m.  
Blogger Pimpf dijo...

Ay, q entrañables los trans, que modo más particular de vida, y que duro todo, pero todo eh... Lo que no entiendo es como no te imaginabas lo de los sabores para los preservativos... vamos, la respuesta es de libro...

Bicos Ricos

3:18 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home