martes, enero 25, 2011

El entierro


El padre de Klimek murió y en el sueño me "invitaba" a su entierro. La única etiqueta para asistir al evento nos obligaba a ir desnudos. Cuando me presenté resultó que yo era el único que iba desnudo. Me sentía incómodo pero no lo incómodo que me siento ahora contándolo. Entramos en el hospital por la puerta trasera y atravesamos un pasillo. Antes de adentrarnos apareció un mostrador donde vendían comida rápida y pedí algo mientras ellos iban hacia la habitación. Yo tenía una manta de la British Airways en las manos, no sé si me la habían dado para mí o me la llevé yo de algún lado. Me rodeé con la manta cargada de electricidad estática, con cierto miedo a quedarme electrocutado.
Cuando me dirigía con mi comida a la habitación me di cuenta de que no me habían servido la bebida, así que regresé al mostrador. No lograba entender lo que costaba y para ahorrar tiempo abrí mis manos ofreciéndole a la cajera un montón de monedas. La cajerá empezó a hurgar en mis palmas en busca de la moneda adecuada. Mientras que ella con sus yemas suaves me hacía cosquillas, yo le leía la mente. No tardaron en sumarse dos estudiantes de medicina que me cogieron una moneda sin pedir permiso. Me hizo gracia pero después pensé que debí de haberme indignado un poco. Como no me indigné a su debido tiempo me dio mucha pereza hacerlo después y me retiré con mi bebida a la habitación.
Me encontré con la madre de Klimek y fui hasta ella corriendo de alegría para abrazarla pero cuando lo hice me acordé de que se trataba de un entierro y ella estaba triste. No tardé en sospechar que esa mujer no era la madre de Klimek. Entre ellos hablaban de un modo extraño, arrastrando las palabras como hacen sólo en Lubuskie. No entendí una palabra pero estaban graciosos y les observé durante un rato.
Dentro de una habitación había una mujer estirada en una cama con muy mal aspecto a la que todo el mundo besaba y daba sus condolencias.
Cuando la mujer de la cama no dejó de hablar cuando me vio y yo buscaba un hueco entre las condolencias para saludarla. Le tenía miedo. Era una bruja envuelta decorada con sábanas que se mecía con las penas que le ofrecían los familiares de Klimek en su peregrinación hasta su presencia todopoderosa.
Salí de la habitación sin llamar mucho la atención y empecé a caminar por el pasillo, desnudo. Detrás de mí escuché la voz de Agata hablando con una enfermera sin ropa envuelta en una toalla.
Agata me llamó desde lejos y, así como antes, me bastaba oír su voz para salir corriendo, en el sueño decidí alegrarme en exceso pero, una vez más, ella no parecía tan contenta de verme, lo que me hizo pensar que su vida junto a Klimek había ido de mal en peor.
Hice una broma a propósito de mi desnudez y la de la enfermera y salí a la calle donde unos niños jugaban a frontón con una pelota muy rápida.
La pelota casi me da en la cabeza y logré esquivarla con un movimiento tan veloz que me hizo enfadar. Los niños no pensaban detener su juego para pedirme disculpas, es más, jugaban más rápido.
Con todos los recuerdos del entierro y toda esa mezcla de sensaciones, estímulos y pensamientos, crucé la calle sin mirar. A pocos metros de mí, un camión empezó a emitir un agudo sonido de aviso para que me apartara y me ahorrase la muerte. Ya había cruzado, el camión se encontraba lejos pero el pitido no se detenía. Era el despertador.
Si la realidad y el sueño son en realidad tan diferentes, si son mundos que nada tienen que ver el uno con el otro, ¿por qué el camionero usó de bocina el sonido de mi despertador?

23 Comentarios:

Blogger Diego Tejada Gamboa dijo...

Me sentí en uno de mis sueños, donde paseo desnudo en situaciones un poco incomodas, o en las que no tendría que estarlo. Besos Mi Romek

8:18 p. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

A ver si me invitas a uno de tus sueños pues, jeje. Besos

8:39 p. m.  
Blogger Aldabra dijo...

los sueños son extraños, siempre, es muy difícil buscarles explicación racional... y en este caso, coincidente.

la desnudez creo que puede interpretarse como un desvalimiento interior y al mismo tiempo como sencillez y franqueza. Me gusta verlo así, tal vez porque me encanta la desnudez de los cuerpos y lo que significa. Desde hace unos años voy en verano a una playa nudista o naturista, como les gusta a muchos llamarla, y he aprendido a ver a las personas de otro modo. Aceptarnos desnudos a la vista de los demás: cuerpos mejores y peores que el nuestro, con más arrugas o con menos, más morenos o más blancos, nos libera de muchas represiones y comlejos que nos hacen caminar màs ligeros y con más soltra.

Pero cuando la desnudez se da ante personas que están vestidas el sentimiento es totalmente contraproducente: nos sentimos bichos raros, como si estuviéramos expuestos en un zoológico.

En fin, he divagado un poco, perdona.

biquiños,

p.d.: lo importante ¿sabes qué es? que tu texto me ha provocado recuerdos y emociones, ganas de sentir una piel amiga.

8:45 p. m.  
Blogger Aldabra dijo...

por cierto, el cuadro es fantástico ¿quién lo ha pintado, lo sabes?

8:45 p. m.  
Blogger Merche Pallarés dijo...

Lo de la manta de electricidad estática me ha llegado al alma, ja,ja... Recuerdo que en Canada no sé si debido a las moquetas o qué, en todas las casas había esta electricidad que te daba unos shocks de cuidado... Besotes, M.

9:02 p. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

Gracias, Aldabra, no te preocupes por las divagaciones. Me gustan y, además son inteligentes.
Pues lo del cuadro no lo sé. Lo ví, se adaptaba al guión y me gustó jeje. Besos
Sí, Merche, yo sufro mucho de eso. En invierno (en Nueva York, aquí no me pasa) cada vez que toco un coche me da unas descargas horribles. Una vez me pasó con un vendedor. Cuando me dio la cajetilla de cigarrillos nuestros dedos se tocaron, saltaron chispas y el hombre, después de liberar un grito me miró como si yo fuera de otro planeta jejeje. Besos :)

9:08 p. m.  
Blogger Winnie0 dijo...

Me has hecho recordar (¡ja cómo si se me hubiera olvidado!) que los sueños que últimamente tengo, casi pesadillas relacionadas con cosas habituales de mi vida...son sólo sueños.
Y en los sueños nos desnudamos de ropa y de corazón.....Afortunadamente luego despierto (yo siempre prefiero despertar)
Besos

9:35 p. m.  
Blogger ✙Eurice✙ dijo...

Gracias por introducirme en el mundo onirico Dubczek :)
En mis muchos años, no recuerdo jamás haber soñado.¿ Son así en realidad? una sucesión de escenas más menos hilvanadas?.
Con respecto a la electricidad, ahi si que sé de que hablas, mucha gente cuando me dá la mano, la retiran de pronto por que dicen sufrir descargas, algunas veces las siento a la par, otras ni siquiera lo noto, por eso nunca choco la mano :).

10:14 p. m.  
Blogger ✙Eurice✙ dijo...

Por cierto la imagen es de Iran Lomeli, un pintor mejicano nacido en Guadalajara :) Aldabra ;)

10:22 p. m.  
Blogger almalaire dijo...

Muchas veces, cuando volvía a casa después de una juerga y me metía en la cama soñaba que estaba otra vez en el último antro(siempre el mismo) del que nos hubieran echado por plastas...en el sueño todo estaba igual menos yo, que estaba en pijama o sin él y todos hacían como que no se daban cuenta de nada y yo hacía como si no pasara nada y siempre me torturaba la idea de que en realidad todo el mundo me estaba viendo desnuda o (lo que igual es peor) con pijama de franela si hacía mucho mucho frío como ahora...

Un beso, Romek

11:06 p. m.  
Blogger Gary Rivera dijo...

wow! yo he soñado que iba por la calle desnudo! pero que la gente no se daba cuenta! Era como si yo estuviera vestido para ellos!

Y creo que los sueños y la vida real a veces se confunden!! muchisimo!!

11:20 p. m.  
Blogger Gary Rivera dijo...

oooh acabo de verme polonizado! jejeje suena tan parecido a polinizado! que cuando lo lei casi me voy por la tangente! Que bacan! jajaja Voy en busca de un seudonimo para publicar mi libro jajaja lo pensare! lo pensare!

Muchas gracias!

11:40 p. m.  
Blogger Z dijo...

Yo creo, Romek, que fue el despertador el que le robó el sonido al camión. En este mundo traidor, nada es verdad o mentira, todo es según el color del cristal con que se mira, ya sabes.

11:53 p. m.  
Blogger theodore dijo...

A mí siempre me ha obsesionado eso de que en los sueños siempre se cuele el sonido de un despertador o una sirena o tu madre llamándote para comer. Y he reflexionado mucho (pero mogollón) sobre ello. Me da que el subconsciente, que siempre está al loro de todo y sabe cuánto falta para que suene el timbre o sea la hora de comer (con los teléfonos y sirenas aun estamos buscando explicación) orienta al sueño para desembocar en ese momento, integrándolo perfectamente en la trama, de manera nada casual. No sé. Tampoco sé qué hago yo desvariando oníricaMente por aquí cuando de lo que hay que hablar es de tu texto, impecable como siempre.


.....

No. Impecable no (me quedé pensando). Pecable. Tus textos son muy pecables. Y esa es una de sus grandes cualidades. Pero hay más. No las digo ahora que me quedaría sin cosas que decirte en próximos comentarios.

Besos, éter.

12:04 a. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

winnie, será que haces muchas cosas o que estás estresada? Yo odio cuando sueño cosas relacionadas con el mundo del estar despierto, pero son pocas las veces que eso me sucede. Un besote
Euri, cómo que no sueñas? Qué raro. Entonces los sueños estos te sonarán a cosas de otros mundos, no? Sí, cuando subo un sueño es exactamente lo que ha ocurrido. No añado ni quito nada, trato de ser totalmente fiel a lo soñado. Hombre, lo que se dice hilvanados no son. Los sueños son caprichosos y eso es lo que me gusta. Tanto estás aquí como, de repente, eres un perro y estás allá. Es como otra dimensión jeje. Muchas gracias, hermosa. Un besazo.
almalaire, eso es que te gusta mucho el pendoneo jejejej. Es extraño, Gary y Diego también sueñan que andan desnudos por la calle y nadie les ve. Anda que no iba yo a verlos ejejj. Un beso, alma
Gary, lo que digo, anda que no te iba yo a ver. Invítame al sueño y verás jejej. Un beso
No, Z, no seas tan realista, eso te llevará a la perdición jejej.

12:39 a. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

Theodor: A mí también, esa exacta conexión entre un mundo y otro (incluso diría hasta dimensiones) siempre me ha llamado la atención. ¿Tú crees que es el subconsciente? Supongo que sí. Tendemos a pensar que cuando estamos dormidos nos anulamos y lo único que se anula es el cuerpo.
No desvarías, Theo, me encanta que te expreses. Gracias por el comentario :) Un besazo para ti también.

12:43 a. m.  
Anonymous anapedraza dijo...

Porque, a lo mejor, cuando crees que te estás despertando en realidad estás entrando en un sueño, y cuando crees que sueñas, a lo mejor es la realidad.

¡Me ha encantado el sueño!

No sé lo que sueño, no lo recuerdo, sólo que me levanto con mucho sueño.

¡Un abrazo!

Miguel

9:18 a. m.  
Blogger Pimpf dijo...

"Salí de la habitación sin llamar mucho la atención" jajaja, pero alma de cántaro, en una habitación con un cadaver de cuerpo presente... y desnudo... quien no llamaría la atención, desde luego, tus sueños tienen algo entre divertido y escandaloso.

bicos Ricos

10:18 a. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

Pues sí, Miguel, ahí está. ¿Dónde termina el sueño y empieza la realidad? Si en el sueño vas a ver a un psicólogo para hablar de tus sueños le hablarás de tus aventuras en el otro lado, el que llamamos realidad. Es un lío. Un abrazo :)
ajajaj Pimpf, me hiciste reír. Tienes razón, sí, pero, ¿no suceden esas cosas en los sueños? Es como que la lógica se va un poco a tomar viento fresco e importan más unas cosas que otras. Es como cuando fui hacia Agata rebosante de alegría y después me di cuenta de que no podía alegrarme porque estaba en un entierro. La lógica de estar en un entierro la saca el subconsciente del mundo "despierto". Nos llevamos parte de nuestro pudor al otro lado, nos llevamos algún que otro concepto que, de vez en cuando, se nos recuerda (cuando reaccioné y tuve que ponerme serio porque estaba en un entierro) pero quedan cabos sueltos en la lógica parcial que nos llevamos y esos cabos sueltos, esas incongruencias es lo que pienso que le da maravilla al sueño :) Un abrazo y gracias por tu comentario.

11:21 a. m.  
Blogger Sergio dijo...

Yo suelo soñar k estoy otra vez en la universidad y voy en pijama, y luego me ponen un examen de una asignatura que no recorba tener y el profesor me hace proposiciones sexuales para aprobarme... jajaja si es k la mente humana desborda imaginación! un beso

11:47 a. m.  
Blogger Mar dijo...

A uno de esos sueños raros que tenemos me sonaba tu lectura. Y efectivamente, mis sospechas de que era un sueño, confirmadas han quedado.

Esa incógnita que dejas al final sobre donde termina el sueño y empieza la realidad diciendo que la bocina del camión sonó en tu despertador, me ha encantado.

Bss.

12:47 p. m.  
Blogger Thiago dijo...

Y Freud, ese tuberculoso, qué ha dicho sobre eso? Has mirado en su breve tratado llamado: "La introducción al mundo de los bocinazos"? Creo que la culpa es tuya por tener un despertador que suena como la bocina de un camión y además siempre te pilla durmiendo desnudo, jaaja.

Yo tenía una amiga muy pesada que siempre me contaba sus sueños. Todos los días llegaba a clase y empeza la misma cantinela: "Pues esta noche soñé..." Y yo me hacía el harakiri, por más que me contaba sus sueños yo no era capaz de interpretar nada, de hecho ni siquiera lo intentaba. Yo siempre le decía, cuéntame tu vida, no me cuentes tus sueños. Soñaba que hacía el amor con Brad Pitts y cosas así, pero yo le decía, siempre lo mismo, Pero sabes si Brad PItts ha soñado que follaba contigo? pues entonces nada.

Lo malo que tienen los sueños es que al final no te queda nada, salvo tal vez la ceniza de los cigarrillos en la vieja mesilla, jaaja

Bezos, cari.

1:39 p. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

jejej en pijama, Sergio. Mira que yo soy de pijamas, no entiendo por qué salí en el sueño desnudo. Gracias por el comentario, un besazo.
Thiago, lo mismo podríamos decir de nuestras experiencias "despiertos" ¿Cómo que no te queda nada? De mi viaje a Santo Domingo tengo lo mismo que del sueño, el recuerdo. Si sueñas que te acuestas con Brad Pitt has disfrutado. ¿Que cuando despiertas él ya no está? Bueno, tampoco estaría si hubieras estado con él en realidad. Es un hombre muy ocupado, no puede estar en la cama todo el día jejeje.
En realidad, interpretar los sueños es querer adaptarlos a la realidad, a darles una explicación en cuanto no-reales. Yo los tomo como realidad aparte. Existen por sí solos :)
un besazo

6:38 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home