domingo, febrero 06, 2011

El meme de los Siete Secretos



Ahí va mi meme de los Siete Secretos que ha propuesto Thiago. Imagino que no sospechó lo largo que puedo ser yo a veces. La verdad es que pensaba hacerlo más corto pero, como dice el mismo Thiago, si lo hiciera más corto "no sería yo". Así que, bajo la cabeza, me arrodillo ante todos vosotros y os relato mis siete secretos.

Secreto 1. Tengo tics nerviosos voluntarios, esto es, los ejecuto cuando quiero, siendo que unas veces siento más necesidad de ejecutarlos que otras. Para mi desgracia, cuando me vienen más ganas es cuando alguien que no conozco mucho me habla sin dejar de mirarme a los ojos. Y más aún cuando percibo que su boca habla una cosa y sus ojos otra. Ahí ya me descarrilo y necesito cerrar fuertemente un ojo o desviarlo ligeramente hasta que me produzca un punto de dolor. Para ello tengo que esperar a que deje de mirarme. El secreto es que no puedo seguir atendiéndole hasta que no mire hacia otro lado y pueda ejecutar mi tic. O sea que, a no ser que se trate de alguien a quien conozco no suelo enterarme de nada de lo que me cuenta si dura más de cinco minutos en los que tengo sus ojos encima sin tregua alguna. Si se trata de un ligue es todavía peor, dejo de oír hasta su voz.

Secreto 2. Me excita intelectualmente ver a una pareja follando. Me excita verlo, no participar. En una ocasión me pidieron que me uniera y casi me integro pero preferí mirar e irles diciendo cómo quería que lo hicieran. Ellos accedieron porque les pareció divertido y excitante. Por lo visto era el tipo de los dos y quisieron ponerse a mi servicio.
En cuestión de minutos me vi orquestando sus deseos y si bien no me produjo satisfacción sexual directa, sí me dió cierto morbo y curiosidad hacia el comportamiento de dos personas cuando pierden el control de sí mismas. Siempre me he preguntado por qué me siento atraído hacia lo que deseo y ver a dos personas enfrascasdas en una relación sexual parece que me dé algunas respuestas o preguntas a más preguntas que quizás algún día se vuelvan respuestas.

Secreto 3. Desde que soy jovencito, para ir de vientre con éxito, creo imágenes en mi mente que me recogen de tal manera que no tardo ni dos minutos. El secreto no es el hecho de imaginarme situaciones, sino el lugar histórico done me las imagino: En un campo de exterminio alemán. Primero agarro lo primero que tengo a mano, tanto puede ser una botella de champú, unas tijeras de uñas, una jabonera en forma de concha…Me centro en el objeto, lo acaricio con las manos hasta que se vuelve muy preciado. Conseguirlo me toma segundos y entonces es cuando me lo llevo a Ausswitz. La jabonera es un objeto muy preciado, todos los presos quisieran tener una y yo les invito a mi barraca para enseñársela. Invento cosas para las que puede serme útil la jabonera en el campo. En cuanto estoy bien metido en el argumento, me sale todo. ¿Será que ser judío me da cagalera?

Secreto 4. Trabajaba en Chelsea los viernes y los sábados por la noche de camarero en un show de flamenco. Salía a las dos o a las tres de la madrugada, me iba hasta el metro de la calle 14 y cogía el L hacia Brooklyn. La 14 es la última y la primera parada del L. Estaba en el andén y vi entrar el tren. A medida que iba entrando fui mirando el interior de los vagones y las imágenes me venían en forma de fotogramas desordenados de una película. Al final del primer vagón un fotograma se me quedó profundamente grabado en mi sistema nervioso óptico: un hombre dormido con el paquete más grande que he visto en mi vida. Como era el final del trayecto y era muy tarde, los vagones llegaban semi vacíos y, obviamente, los pocos pasajeros que había salían del tren y unos pocos entrábamos. El cuarto vagón fue el que se detuvo frente a mí pero yo quise ir en busca del fotograma que me había obsesionado, el hombre dormido. Entré y fui caminando por los vagones hasta llegar al primero. Allí seguía él. Dormía como un tronco, me senté enfrente y obtuve una panorámica perfecta de ese paquetazo. Si la historia de la mística de los pueblos hubiera visto aquello habría situado al profeta allí encima a dictarnos los mandamientos. ¿Podría ser una hernia testicular?, pensé. No parecía tener la forma clásica de testículos y miembro acaracolado, era más bien como una cúpula sin aristas. El vagón estaba totalmente vacío a excepción de nosotros dos y un chico al final que se encontraba sumido en sus quimeras.
El tren arrancó, yo me iba poniendo cada vez más nervioso ante el cuerpo inerte de aquel hombre musculoso que parecía un marinero vikingo, de piel curtida con salitre y olas y, en cuanto el chico que sobraba en el vagón se apeó en la tercera estación me quedé totalmente solo con él, en la intimidad de un vagón.
Se me ocurrió una idea descabellada: meterle mano. A su lado había una de esas revistas que regalan a primera hora de la mañana. Estaba ya un poco trotada e, incluso pateada, pero me servía como pretexto. Me levanté, tomé la revista, me senté a su lado y me puse a leer como si realmente me interesaran los titulares. Comprobé que el marinero continuara soñando con su alta mar y cuando me cercioré de que estaba totalmente entregado a su fase Rem pasé levemente la palma de mi mano sobre su inmensa protuberancia. El hombre empezó a convulsionarse un poco, como si en su sueño se hubiera desencadenado una tormenta atlántica. Recogí mi mano y me dije que ya era suficiente. ¿Por qué estaba ese bulto tan duro? ¿Por qué ni siquiera en su interior palpaba la más mínima señal de que allí palpitaba algo? Volví de nuevo una segunda vez. Me temblaba el pulso y me costaba respirar. Observé como mi mano se posaba, todavía sin llegar a aterrizar, sobre sus cojones inmensos como una nave de otro planeta levitando sobre la basílica de San Pedro.
Apenas tomé contacto de nuevo, el hombre se agitó todavía más, se levantó como pudo y cayó al suelo. Me levanté para ayudarle a ponerse en pie, parecía además, ebrio. Como pudo, entreabrió los ojos, me dió las gracias por ayudarle y al preguntarle si se encontraba bien balbuceó: Sí, sí, he tenido una pesadilla. Volví a mi asiento y guardé mi secreto: su pesadilla había sido yo.

Secreto 5. Mi amigo Frank tenía pendiente un viaje a Italia con su madre y su tía al que se apuntó también la pareja de mi amigo. Quería cumplir el sueño de su madre de visitar por lo menos una vez el Vaticano y prepararon un viaje por Italia. Como su pareja siempre tuvo celos de mí no fui con ellos pero la pareja no tenía muchos días de vacaciones, así que sólo podía ir con ellos a Venecia. Planeamos encontrarnos en Venecia justo el día que él se marchaba y de allí nos iríamos con su madre y la tía a Roma. La idea de ir al Vaticano me producía prurito pero me lo pidió como favor especial y accedí. Fuimos el día en que el Papa recibía a los visitantes en un enorme salón de actos. Allí bendecía a todas las personas y a todas las cosas. El autocar había hecho una parada previa a pocos metros del Vaticano para que los devotos compraran cosas sagradas añadiendo que también serían bendecidas por el Papa. Durante el proceso de bendición me entró una calentura inexplicable que no podía controlar. Tuve que salir del auditorio y buscar el lavabo más próximo donde me encerré y me masturbé justo en el momento en el que el Papa se encontraba bendiciendo a un equipo de baloncesto albanés que se había puesto en pie para recibir en todo su cuerpo las bendiciones del santo padre.

Secreto 6. Yo tenía ocho años, un hermano dos años mayor y una hermana cuatro años menor. A mi hermano le habían encargado un trabajo en miniatura y se le ocurrió hacer el interior de una casa en una caja de zapatos. Para ello necesitaba los complementos de unas pequeñas muñecas con las que mi hermana jugaba. Mi hermano terminó su casita y la dejó reposar para que se secara la cola que sujetaba los complementos a la caja. Una hora después, mis hermanos tuvieron una discusión y mi hermana se retiró airada a su cuarto para llorar. Entré para calmarla y le recordé que ella le había dejado los complementos para su trabajo, de lo que apenas se acordaba. Le dije que si se sentía muy herida debería quitárselos. Me dió la razón, salió de su cuarto y, cuando encontró la caja arrancó los silloncitos, la cocinita, los mueblecitos, todo y se los llevó a toda prisa entre sus brazos hasta su cuarto.
En cuanto mi hermano vio que por su caja-casita había pasado el Katrina, fue directamente a mi padre a decírselo. Yo estaba entonces con mi hermana en su cuarto. Ella ya no lloraba. La puerta se abrió de un fuerte manotazo. Era mi padre que iba a arremeter con furia contra el débil cuerpo de mi hermana. ¿Qué le has hecho a tu hermano?, le preguntó sin detenerse.
Como vi que la iba a pegar le dije que no había sido ella sino yo. Mi padre cambió entonces su rumbo y cuando llegó hasta mí me propinó un puñetazo en la cara que me tumbó al suelo. Una vez en el suelo empezó a patearme el estómago con tanta fuerza que si mi madre no le detiene me hubieran tenido que hospitalizar. Recuerdo que yo pensaba: Puñetazo, sí, ¿pero por qué patadas sin fin?
Siempre quedé yo como defensor de mi hermana y el secreto es que yo fui el que la incitó a hacerlo.

Secreto 7. En el restaurante espectáculo donde trabajaba en Chelsea teníamos un jefe colombiano que decía ser español pero parecía gitano. Los camareros en los Estados Unidos viven de las propinas, ese es practicamente la totalidad de su sueldo. El nos pagaba veinte dólares por noche y con las propinas nos íbamos con unos doscientos. Las propinas las metíamos dentro de un bote que había en la barra y él, a menudo, rondaba esa barra y, por ende, ese bote. Un día vi cómo nos robaba dinero de ahí pero no dije nada, sólo decidí robarle más de lo que él pudo habernos robado en el tiempo que llevaba trabajando allí. Empecé a falsear facturas, vender botellas de vino que no contabilizaba y a beber cervezas a escondidas hasta la borrachera (teníamos prohibido beber alcohol). La camarera con la que trabajaba no quiso participar hasta el día que vio con sus propios ojos cómo nos robó la propina de dos mesas. Iniciamos nuestra nueva carrera de ladrones y le cogimos tanto gusto que hasta nos divertía. Yo era el que burlaba la contabilidad y el cerebro de la operación. Ella me decía: Ostia, tú eres un ladrón inteligente. Con todo el follón de mesas y pedidos que teníamos en el salón ella sólo debía guardarse el dinero que yo le daba como “propina” y ella se lo guardaba en su mandil negro. Cada vez le daba fajos de billetes más gordos y le decía “propina” Ella, durante breves instantes dudaba, se sentía culpable y yo le repetía: propina. De vez en cuando me llevaba a la parte trasera del escenario y me decía: Tío, (era mexicana pero le gustaba hablar así), yo no puedo tener tanto dinero, vamos a repartir un poco…cien para ti, cien para mi, cien para ti, cien para mi…¡ahora sigamos! Cada día salíamos del trabajo con quinientos dólares, nos íbamos a tomar unas cervezas al bar irlandés, nos emborrachábamos más y nos íbamos a casa a eso de las cinco.
Pero un día su conciencia no le dejó continuar y dijo: Mira, yo no quiero seguir. Si quiere robarnos él que lo haga. Me siento mal haciendo esto, mi conciencia me lo recrimina. Y ya no lo hicimos más.

34 Comentarios:

Blogger Diego Tejada Gamboa dijo...

Mira mi romek muy morboso me saliste, me gusta eso, yo no contaría mis secreos asi, para eso esta mi poesía o mi narrativa, jejej un besazo.

4:18 a. m.  
Anonymous Tonet dijo...

Bonito y esclarecedor desnudo integral :)
Eres un valiente, ole tus "narices" ¡¡¡¡
Besote solete

5:26 a. m.  
Blogger Gitana ♥ dijo...

mmm.. qué íntima esta entrada!
Según tu secreto 2 , te diré a mi me excita tremendamente hacer el amor con alguienen público , que me filmen mientras o saquen fotos ,que todos miren , me encanta , me re calienta , sin que participen , solo mirar , por ejemplo hacerlo en la ruta enmedio de todos los camioneros estacionados :P
shhhhhh... es un secreto , no cuentes!

5:29 a. m.  
Blogger El Drac dijo...

Uuauu!! pues tú sí que tienes secreto y de ésos gordos; para uno de ellos hay un refrán "ladrón que roba a ladrón... tiene 100 años de perdón" ¡pero no lo vuelvas a hacer!!

6:16 a. m.  
Blogger Merche Pallarés dijo...

Tus secretos son muy noveleros... Besotes, M.

6:41 a. m.  
Blogger Gaviota dijo...

me encantó el secreto de la pesadilla, jajajaja! jamás me imaginé que si lo harías hasta que lo leí....
El secreto del robo fue bueno pero creo que al final no fue robo sino ajuste de cuentas.
je!
Saludotes y beso!

7:15 a. m.  
Blogger ✙Eurice✙ dijo...

Me interesa el 8º? :)Sabías que loos secretos cuando se comparten dejan de serlo?si, claro que lo sabes :)
Besos robados en la noche ;)!

9:20 a. m.  
Blogger Cris dijo...

El primero me ha hecho muchísima gracia, qué bien me has caído, en serio.
El segundo no lo acabo de entender.
El tercero me parece interesante como ejercicio, pero no limita un poco las posibilidades?
El cuarto, fantástico. Un post en sí mismo.
El quinto me parece el menos espectacular. De hecho, estoy segura de que tiene que haber más gente a la que le haya pasado.
El sexto me ha hecho tener que parar un buen rato antes de leer el séptimo.
El séptimo hice algo parecido una vez pero a menor escala, con las horas extra que no me pagaban.

Besosss...

10:29 a. m.  
Blogger William De Baskerville dijo...

Lo escribes todo tan real, tan que se vé, que, como en casi todos tus escritos, reales o ficticios, se pueden sentir variadas sensaciones.

en el secreto 6, da una mala leche! que como he leido más arriba, incluso hay que parar o incluso respirar profundo.

Bss!.

Pd: Haré el apagón del 15, deberían hacer otro el 14, que no todo es amor y hay que protestarlo tambien.

(que tengas buena semana).

11:21 a. m.  
Blogger Balamgo dijo...

Ha sido verdaderamente una catarsis.
Me gusta la gente franca, divertida y con sentido del humor en su vida.
Los siete secretos me han gustado, cada uno con su perfil son historias muy completas.
Saludos.

11:45 a. m.  
Blogger Observatorio Gay Granatense dijo...

Querido Romek: Ante todo me he añadido como seguidor, que es una deuda moral que tenía contigo, ahora te seguiré y comentaré más a menudo, por otra parte, yo también he aceptado el reto del THIAGO de las narices, sobre las 18'00 horas de hoy lo publicaré...

11:48 a. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

Diego: un escritor vende sus sentimientos. A veces hasta los regala. Un escritor llamado Fritz Zorn que sólo escribió un libro, Bajo el signo de Marte dijo algo así, que el escritor comerciaba con sus sentimientos. Un beso.
Gracias, Tonet. Es que en el juego de los secretos si no era secreto me descalifican y Thiago ya me ha llamado la atención una vez por no atenerme a las normas del meme jejeje. Besos, hermosa.
Gitana, mira cómo van saliendo nuestros secretillos jejejeje.
Drac: No, no lo volví a hacer nunca más. Todo ese dinero que gané me lo gasté después en dentistas ejejej, así que ya lo pagué. Un abrazo
Besos, Merche :)
Gaviota: El pobre pagó con creces el habernos robado. Aunque eso no justifica el robo...o quizás sí lo justifica...En esos momentos sientes mucha rabia. Un abrazo
Eurice: Entonces ya no tengo secretos, todos los escribo. Claro que antes los polonizo porque nadie bebe la leche directamente de la vaca. Un beso

12:14 p. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

Gracias por tu comentario y tu sinceridad, Cris :) Un besazo
Atre, te echaba de menos. Eso de que te conectes sólo los fines de semana tiene que cambiar o me matarás a disgustos. Gracias por ir viniendo :) Un besazo
Gracias, Balamgo. Los hubiera hecho más largos (los secretos) pero temía salirme de las bases del concurso jejeje. Un beso
Observatorio, hola :) No te preocupes. Agradezco tu comentario. Pasaré a conocer tus secretos hoy, pues jejeje. Un beso :)

12:18 p. m.  
Blogger Adrianos dijo...

pues si...si fuera menos extenso no serias tu... jeje. Oye que buenisimos todos ellos y que tus secretos de Chelsea merecen una serie de posts aparte "Romek in Chelsea" o algo así.
Besos

12:29 p. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

jejej gracias, Adrianos. Sí, ya irán cayendo esos posts. En realidad son casi novelas enteras pero iré haciendo posts de eso.
Besos :)

1:08 p. m.  
Blogger campoazul dijo...

1º-Jolin pues sí que lo llevas claro con ese tic
2º-¿Que te excita intectualmente ver a una pareja follando…? Anda que…
3º-Y otros con laxante.
4º-A ver si era un vikingo de verdad, que en la vida real eso “así” no existe.
5º-No te preocupes que tu calentura quedo bendecida por el Papa. :)
6º-Joder como se las gasta tu padre.
7º- El refrán dice: quien roba a un ladrón…
Chulísimos.

Besitos.

3:51 p. m.  
Blogger almalaire dijo...

Me encantan las historias de Chelsea, suscribo la propuesta de Adrianos. Un beso

4:00 p. m.  
Blogger Gitana ♥ dijo...

me tentaste en confesarlo ...

4:38 p. m.  
Blogger Gitana ♥ dijo...

dime si quieres...
eres hombre o mujer , hace poquito que te sigo y no logro entender, tienes una foto de hombre y en tu perfil dice mujer ... o bueno si quieres o entiendo asi! :P

4:45 p. m.  
Blogger MORGANA dijo...

Sincero totalmente...me gustá leer cómo desnudabas tus seretos.Tomo nota del punto 3,me llevaré un bote de champú y espero tener suerte.
Besos.

4:58 p. m.  
Blogger Gary Rivera dijo...

wow! mas que 7 secretos son 7 historias interesantes!

5:33 p. m.  
Blogger ◊ Dissortat ◊ dijo...

Un guión cinematográfico inteligente. Hay un par de esos secretos que podrían ser míos, aunque no en todos los aspectos.

Saludos

6:13 p. m.  
Blogger Thiago dijo...

jaj Con razón dice Dissortat que al lado de los tuyos mis secretitos ya no son nada, y es que ha seguido el camino inverso: de tú blog al mío. Claro los tuyos con como pizzas familiares y los míos,ahora, me parecen minipizzas piccolino, jaaja

Cari, pero siento comunicarte que has desvirtuado uno de los principios de la MEMEZ (dícese del arte de seguir un meme). Se puede poner una imagen inicial para ilustrar el post, pero hay que "cargar" con el premio original y exhibirlo en tu blog, se siente, jajaja.

Bezos.

7:06 p. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

campoazul: yo me he acostumbrado al tic. Gracias por tus comentarios :)
almalaire: seguro que pronto caen posts de aquellos días ejejje
gitana: oops, gracias por decírmelo, ponía mujer, sí, qué sofoco. Soy hombre, lo corregí ya :)
Gracias, Morgana. Un escritor no debería tener secretos :)
Me alegro de que te gusten, Gary, un beso
Gracias, Dissortat. Hay que ver lo que cuesta colocar un guión en algún sitio, no creas que no lo he intentado.

7:16 p. m.  
Blogger Gitana ♥ dijo...

jajaaaa eso me deja más tranquila :)

7:21 p. m.  
Blogger Ronronia Adramelek dijo...

La historia del Viagraticano me deja perpleja. Quizás si consiguiéramos descubrir y sintetizar lo que sea que te permite mantener la líbido en semejante ambiente hostil, podríamos tratar las disfunciones eréctiles de la humanidad doliente y, con la edad, menguante.

La historia de tu padre aún me deja más perpleja. Quizás el secreto de tu incombustible líbido resida en tu valor.

Lo de Chelsea es un secreto que mueve a orgullo. Yo también me uno a los que piden "Historias de Chelsea".

Inmejorable. Yo te daría el premio ya.

7:29 p. m.  
Blogger Antony Sampayo dijo...

Increible, Romek, como abres tu alma a nosotros: Lo que más me dio risa fue lo del marinero vikingo dormido mostrando el paquetazo, ¿si así se pone con una pesadilla como se pondrá con un sueño erotico?
En cuanto al secreto siete, el que roba a un ladrón tiene cien años de perdón.
Yo todavía no he visto en vivo a una pareja follando, solo en vídeos y si que es excitante.
Abrazos.

7:32 p. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

Ronronia, la verdad es que fue algo inexplicable. Yo diría que fue una reacción de rebeldía, podría ser? O que la energía en el Vaticano es algo sexual y se me pegó. Oye, al final me animaré a escribir esas historias. Además me seduce el hecho de que sois vosotros los que le habéis puesto el título y es magnífico. Gracias, Ronro, un besazo
Antony: jejej, lo que pasó es que ese paquetazo era una hernia porque...¿dónde estaban los elementos? Vaya, juraría que era una hernia, de haber sido erección hubiera notado aunque fuera una punta jjejeje. Gracias :) un besazo

8:59 p. m.  
Blogger Thiago dijo...

Bueno, cari, tampoco era por reñirte ni nada.. Además tu post es tan divertido que te pendono, jaaja

La verdad es que de cada uno de tus secretillos podría salir un novelón, jaaj Qué facilidad para escribir, rememorar y divertir. Claro que con una vida tan interesante así cualquiera, jaja. ¿Cómo vas a encontrar un paquete así tan grande en el metro de Madrid? imposible, aquí lo más que encuentras es una señora con una bolsa de plástico o un señor con una carpeta azul y una radiografía, jaaj


Bezos.

9:21 p. m.  
Blogger Rosa dijo...

jajajajaa tenías ganas de contarlos, eh???

Hale pues, ego te absolvo a peccatis tuis in nomine patris, et Fili, et Spiritus Sancti. Como penitencia puedes correr tres vueltas a la pista o cantar tres ave marías de Bisbal, lo que prefieras.

Besossss

9:48 p. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

Thiago, me gusta que me riñas :) No creas, Madrid es un hervidero de historias, no? Yo creo que más que la historia es cómo se vive. Puede ser una bobada que, vivida intensamente, pueda resultar preciosa. Un beso, corasón :)
Rosa, me picaba ya la lengua jejejej Puedo hacer la penitencia de la corrida de rodillas para que me duela más? :) Ahora mi reto es que entre Ant y lea todo esto jejej Besos

9:54 p. m.  
Blogger Pimpf dijo...

Curiosos secretos, y ahora a ver que cuento yo... que no hay ganas de hacer tantos posts como secretos....

Bicos Ricos

11:13 p. m.  
Blogger Joaquinitopez dijo...

Demasiados secretos para no conocerte y quedarse un tanto fascinado, todo hay que decirlo.
Hay que echarle valor para escribir según que secretos.
Un abrazo

6:15 p. m.  
Blogger Parmenio dijo...

Menos mal que eran siete secretos y no quince, porque sino podrías publicar un libro con todo este material ;)

Me ha gustado mucho el del marinero y el metro. Y me has dejado perplejo con la excitación intelectual. Si tengo junto a mi a dos tios tan buenos se me excita todo menos el intelecto. Más aún, mis institos primario se adueñan de mi por completo.

Un beso (solamente intelectual)

8:47 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home