sábado, febrero 19, 2011

NATALIA


Natalia, la pintora rusa de Boston, no se encuentra bien hoy porque tiene una fantasía con un hombre al que conoció en una fiesta. Ella espera que se trate tan sólo de una fantasía porque la última vez que lo vio no sintió nada. Cuando Natalia no siente nada en su cara se dibuja el rictus del asco. Es una mueca muy rusa. Supongo que es el sello de los largos inviernos de su infancia.
Si por lo menos pudiera hablar con él de nuevo verificaría que en realidad no se siente atraída hacia el desconocido de la fiesta y podría seguir viviendo sin el temor de enamorarse.
Para Natalia, enamorarse es perder el control de sí misma y la cesación de los sueños que tiene con otros hombres.

Todas las noches, Natalia, para dormirse, imagina con los ojos cerrados que tiene un harén de eunucos desnudos, con el pelo largo, muy femeninos, que caminan como en el ballet y la llenan de atenciones. Sólo puede dormirse pensando en esta imagen. Si algún día se enamorara de alguien tendría que abandonar estas prácticas que son casi el sentido de su existencia. Quién sabe si Natalia sería la misma sin su harén de mariquitas.
Un día se encontró al tipo de la fiesta cerca de un puente. Ella se había dejado el bolso en casa, hablaron un poco y él tampoco tenía dinero. Todavía no sé si esto forma parte de una fantasía o fue realidad porque cuando Natalia cuenta algo es muy difícil entenderla. Lo más bonito de Natalia es la entoncación y sus gestos. El contenido importa pero no tanto.

Y al contarme el encuentro que tuvo con él en un puente me acordé del cartel de la película Noches Blancas, de Dostoievski, dirigida por Visconti. En el cartel aparece una mujer en un puente nevado y, de espaldas, un hombre. La mujer en el puente nevado es Natalia y el hombre de espaldas es el hombre que no logro visualizar.
Natalia vive en otra dimensión, todavía no sabe en cuál. Está perdida, no sabe bien lo que le rodea y hasta sus propios sentimientos le son ajenos.
Yo soy su más fiel espectador. La miro y ella actúa. La escucho y ella habla. Cuando hablo yo, Natalia cae en una especie de "sleeping mode" en el que se prepara para su próximo discurso y me resulta tierno cómo prescinde totalmente de mí para dedicarse exclusivamente a preparar su voz en la que los dos nos deleitaremos.
Natalia es el surrealismo de Kruglov cuando baja los ojos durante un intenso parpadeo para después mirar hacia arriba desde abajo, con la dulce inseguridad de una persona perdida que se autodefine a cada instante y tan segura de sí misma como un caracol en busca de la tormenta.

A veces, no sabe cómo salir de una frase. Ella misma se acorrala. Entonces desvía sus grandes ojos asustados de su interlocutor, baja la cabeza y busca con la mirada alguna palabra que se le hubiera caído al suelo y sin la cual no pudiera continuar la magia de su farsa. A veces, desde esa búsqueda, te lanza una mirada furtiva, como si temiera que la sorprendieses en estado confuso, mientras excava en las posibilidades de su filosofía algo convincente, como el niño que es sorprendido hurgando en las páginas de su diario el día que se masturbó por primera vez.

Por otro lado, el aura que rodea su vida entera le da un cierto aspecto de severa santidad. Cuando va a casa de Hans y se queda unos días con él, todo se impregna de ella y todo se convierte en su motivo. Todas las pequeñas cosas decorativas parecen surgir de ella y cuando se va deja mucha orfandad y silencio.
Es posible que sea un instinto materno pero cuando se va de paseo y regresa con un ramo de flores silvestres, éstas, al colocarlas en el centro de la mesa, llegan incluso a ocupar el centro del Universo Natalia, universo que no se puede obviar porque se está constantemente manifestando. Sabemos ya que no se manifiesta como cualquier otro, no, con la coherencia del lenguaje, sino que obedece a impulsivas intermitencias. Tanto puede estar presente durante dos horas para retirarse después sin más, como aparecer riendo porque se acuerda de que cuando era niña su profesora de piano le dijo que parecía ucraniana. Entonces esa risa que tienen algunos personajes de Bertol Brecht no nos deja siquiera sospechar con qué línea nos sorprenderá después, en cuanto deje de hacerse reír a sí misma.

Pero como todos estamos hechos de seres diferentes que se van alternando, no siempre nos gusta Natalia y no siempre gustamos a Natalia. En cuanto somos aquellos que no entienden su universo ni ella el nuestro se crea una atmósfera de silencio, igual que el día que me dijo:
- Probablemente no nos guste la misma lectura -se refería a un libro que me había recomendado de Castaneda-
Sin embargo, casi todas las personas de las que estoy compuesto gustan de Natalia. Y no entro en lo seductor que se me hace la mezcla Natalia-Hans que es lo mejor de todo. Yo creo que, a veces, la vida, comete dulces errores, tanto sea para su propio divertimento como para experimentar. La vida crea uniones dispares para ver qué resulta de ello, como el científico que a una fórmula de jarabe le añade unas gotas de verbena. Diría que algunas de estas asociaciones natuerales han tenido el éxito de la de algunos parásitos con plantas. Natalia y Hans se intercambian intereses.

Un día, ya no ví más a Natalia. Su cuerpecito envuelto en un abrigo de piel largo desapareció caminando hacia Wyckoff. No dejé de mirarla hasta que se convirtió en un punto imperceptible. Después volví a mí mismo. Natalia me había dejado muchas frases en las que pensar y ese rictus de asco que el invierno siempre termina dejandonos a todos, seamos rusos o polacos.

27 Comentarios:

Blogger Winnie0 dijo...

Curiosa esta Natalia...personaje a recordar si desaparece...¿no? Besos enormes y no con el rictus del invierno

2:20 p. m.  
Blogger Joe dijo...

Asi como disfruto de las realidades que hay en una obra surrealista, tambien lo hago con un relato, hasta una descripcion de un ser como Natalia... como ya dijeron personaje a recordar.
Un beso

4:40 p. m.  
Blogger Diego Tejada Gamboa dijo...

Romek, mi Romek, que gusto me da el leerte, sabes? me sentí identificado con Natalia, a veces tb tengo ese rictus, me lo ha dado el desierto, estoy compuesto de tantas personas que no siempre agrado o me agradan los demás...

En fin me he visto retratado sin querer, un beso enorme.

4:49 p. m.  
Blogger ✙Eurice✙ dijo...

He recogido tantas palabras del suelo para continuar las frases que tengo un lumbago como secuela...ese rictus de asco que ensombrece su rostro me recuerda como suena su nombre cuando el viento que azota el puente susurrando su nombre "Natalia" Natalia"
Besos!

5:53 p. m.  
Blogger Bee Borjas dijo...

Desde mi mirada (con inegables raíces latinas) Natalia se me hace un personaje en el que no dejo de reconocer ciertos rasgos propios (míos)Que quede entre nosotros Romek! JE! Què gusto me da que hayas publicado. Me late que ya estás un poco mejor. Un abrazo amigo!

7:09 p. m.  
Blogger Uno dijo...

Qué personaje delicioso. Es un placer leerte.

8:31 p. m.  
Blogger la MaLquEridA dijo...

Natalia es un personaje surrealista como esos difíciles de olvidar porque no existieron con todo y rictus de asco.



Un abrazo Romek.

8:45 p. m.  
Blogger Melvin dijo...

Me gustan los personajes-persona con rictus de asco y capacidad de impregnar con sus gestos a quien la observa o escucha. Natalia, sí, yo también tengo una cerca. Un abrazo de Kiev.

9:11 p. m.  
Blogger Xana dijo...

que bonito personaje , y cuantas cosas, cuantos rasgos de caracter reconozco en alguna persona....
Es bonito eso de buscar las palabras que caen al suelo y real.
Un beso
Voy a volverlo a leer...

9:27 p. m.  
Blogger Antony Sampayo dijo...

Interesante Natalia, Romek. Un encuentro casual en un puente entre dos personas sin un céntimo en los bolsillos, que romántico, je je je.

Un saludo

5:08 a. m.  
Blogger Gaviota dijo...

Que bonito post, me recordó al encuentro único que tuve hace muchos años con el hombre que amé con intensidad, ese día supe que le amaría aún cuando elya no estuviera junto a mi.
Natalia me lo recordó!

6:20 a. m.  
Blogger Rosa dijo...

Que personaje taaaan bonito Romek, leerlo ha sido como suspirar!!

Besos

12:30 p. m.  
Blogger Christian Ingebrethsen dijo...

¿Y qué sería del mundo sin todas esas Natalias que con su excentricidad arrojan un poco de variedad al mundo?

Besos.

3:42 p. m.  
Blogger Pau dijo...

Hoy he disfrutado un monton
Gracias

4:55 p. m.  
Blogger Thiago dijo...

Oye, cari... y sabes si Natalia al marcharse le dejó a alguien el harén de escalvos eunucus mariquita en herencia? Es que igual yo me podía hacer cargo de alguno, jajaaj Ese sueño creo que ya lo he tenido yo alguna vez, y sin embargo no soy Natalia castrado, no me veo en su personalidad, jaaja.

Me gustó eso de que las palabras se le caían por el suelo. Mucha gente no, mucha gente las palabra las dispara, van en horizontal pero como un horizontal raro, que esquiva a la gente, y se pierden para siempre en su horizontalidad sin llegar nunca a nadie. Sin embargo, esas palabras que se caen por ahí, igual algún día las encuentra alguien....

Bueno, qué tal estás, cari? He leído por ahi que has ido a algunos blogs como el del querido Diego "a pesar de que tu dolor de espaldas no te deja estar sentado mucho tiempo delante del ordenador" y todo eso me ha llevado a pensar que la vida es muy cruel, ahora que estabas tan feliz con tu blog haciendo amigos, llegando a tanta gente, va tu espalda y te da una puñalada trapera por la idem, jajaajaj


Bueno, que te mejores, no sé cuando leeras estas letras mías, pero espero que al recibo de las mismas estés mejor de salud, a dios gracias, al igual que queda este que te las envía, jajaja

Bezos, cari.

9:39 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Hola, Romek.

"
Natalia vive en otra dimensión, todavía no sabe en cuál. Está perdida, no sabe bien lo que le rodea y hasta sus propios sentimientos le son ajenos.
Yo soy su más fiel espectador. La miro y ella actúa. La escucho y ella habla. " <--- esto es una preciosidad.


"Pero como todos estamos hechos de seres diferentes que se van alternando, no siempre nos gusta Natalia y no siempre gustamos a Natalia. En cuanto somos aquellos que no entienden su universo ni ella el nuestro se crea una atmósfera de silencio"<-- y esto una gran verdad.



Bss! y me alegro que te estés recuperando.

Que tengas buena semana!.


Henry. Willy. (no he iniciado sesión)

10:38 p. m.  
Anonymous Tonet dijo...

Sensillamente impresionante y abrumador, es de las cosas más bonitas y dulces que te he leido....
Su descripción a través de sus actos es maravillosa.
...y me puedo creer que le gusten casi todas tus personas ;)

Besito solete :)

2:17 a. m.  
Blogger Pimpf dijo...

Si, el invierno nos deja, pero cómo se resiste el condenado... y yo con mi catarro todavía.

Bueno, es que yo no voy a añadir nada sobre Natalia, pero con decir que es pintora (que supongo no será de brocha gorda) ya teniamos parte del post hecho, que todas las pintoras o bien son divas o son divinas.

Bicos Ricos

10:23 a. m.  
Blogger JFL dijo...

Una mujer enigmatica desde luego, con ese halo que arropa a los artistas.
Un abrazo

10:29 a. m.  
Blogger Fígaro dijo...

La verdad que escribes más deprisa que puedo venir...pero recibe un abrazo...fuerte.

2:55 p. m.  
Blogger La Abela dijo...

Muchas Natalias pululan por el mundo....un toque exótico, un toque triste, ¿insatisfecha? sin arrojo para para protestar? pero ajajajá desapareció...¿con quien? ¿con qué?...Saludos me alegro de tu recuperación...

3:06 p. m.  
Blogger Sergio dijo...

Dormirse con un harén de unucos mariquitas ya tiene delito! jaja

9:43 p. m.  
Blogger Gitana ♥ dijo...

Esa Natalia se parece mucho a mi ...
sera que las Natalia somos todas iguales , Impulsivas freneticas , extremistas, locas ...
Cuantos elogios !
Un beso jajaa

5:08 a. m.  
Blogger Argax dijo...

Como siempre que vengo, bufff, me quedo satisfecho. Sabes que escribes muy bien no?
Me ha quedado un poso de inquietud pues aunque Natalia está ahí reflejada no podremos saber nunca como es, porque lleva su misterio a cuestas y es una de esas personas indescifrables que están en el mundo para hacernos dudar de todo.

Un beso

5:11 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

la melancolía de Natalia alcanza, incluso si eres gallega.
biquiños.
Aldabra

10:31 a. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

Gracias, Winnie, un beso :)
Joe, gracias por andar por aquí. No sé si tu blog cerró ya o sigues leyendo los comentarios.
Gracias a todos. Se me ha acumulado el trabajo, ya estoy mejor pero la espalda no me deja estar mucho tiempo frente al ordenador, no obstante voy visitando vuestros blogs poquito a poco.
un beso a todos.

12:51 p. m.  
Blogger theodore dijo...

Pues entre que llego tarde y que no te quiero dar mucho trabajo extra, tan solo te diré que este texto es excelente. Creo que pasa a ser mi favorito de todo lo que te llevo leido hasta ahora, y mira que ha habido cosas buenas. ¿Ha habido alguna no-buena? (eso es una pregunta que me hago yo mismo conmigo mismo, y la respuesta es un sonoro NO).

Espero que estés mejor, big boy. Cuidate mucho.

Besos todos.

5:32 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home