viernes, marzo 11, 2011

El espejo mágico del Bronx


Ambolo: Ok, bueno, este me vino a decir que yo podía sentir o hacer cosas distintas a los demás, que debía aprender, que debía olvidarme de mi mente y de mis manos, relajarme y escuchar mi yo interior que era fuerte aunque estaba solo y que llegaría donde debía.

Romek: ¿Qué cosas distintas?

Ghaso: (texto de perfil) Soy una persona a la cual le encanta hacer amigos aquí y allá. En Internet me podéis ver por el irc, Icuii, G4me, Eurowoof y BigMenimages. Ah, y de vez en cuando por Chueca.

Ambolo: No sé cómo contarlo, fue especial. Iba a por sexo y lo que hubo fue que me dijo: Sigue tu camino, estás por el buen camino, no necesitas a nadie, eres fuerte con todo. Tienes la llave de todo en tus manos. Sigue, sigue.

Romek: Ya, ¿pero sigue hasta dónde? ¿Te refieres a que le viste el aura a él también?

Ambolo: No explico las cosas distintas, tan solo me dijo que tuviera confianza en mí mismo, que tuviera fe, que aunque estaba solo podría con todo y que era maravilloso que hubiera gente como él en este mundo. No pude sacarle más cosas

Romek: ¿El dijo que era maravilloso que hubiera gente como él?

Romek (a Ghaso): Menudo texto y cuantos perfiles tienes.

Ghaso: Lo siento, no quería herirte.

Ambolo: No, no, no le vi el aura, fui incapaz de sentirlo. Se protegía de mí. No pude sacar de su persona nada. Y eso pocas veces me pasa pero decidí entregarme a él, que entrara a ver si sacaba alguna información adicional pero fue imposible.

Romek: ¿El que entró fue él, no? Mentalmente, me refiero. No sé si me estoy aclarando mucho.

Romek (a Ghaso): No me hieres.

Ghaso: Ya lo sé, era broma, ¿cómo estás?

Ambolo: Sí, porque él era como yo. Y era la primera vez en su vida que se encontraba a alguien como él, que no podía explicar nada pero que ya lo entendería. Y se rió cuando le hablé del amor.

Romek: ¿Hasta entonces no se había encontrado nunca? Parece que hubo una conexión especial entre tú y él. ¿El fue, acaso, el que vió tu cara reflejada en aquel espejo del Bronx?

Ambolo: Eso mismo, entró mentalmente y me relajó. Además, dedicó más de una hora a que me relajara, a que me sintiera bien, a que estuviera seguro. Me quedé dormido en sus brazos de 45cm y, ojo, con mi ex no conseguí nunca dormir decentemente.

Romek: ¿No sería que tu novio no tenía 45cm y por eso no te relajaba lo suficiente?

Ghaso: Estoy de vacaciones en Madrid.

Romek: En Madrid no hay mar.

Ghaso: No, pero hay gente maravillosa.

Romek: Sí, pero no hacen olas.

Ambolo: No, no, confundes churras con merinas. Uno de Nueva York, no el del Bronx, vió mi cuerpo reflejado en un espejo hace veinte años al verse reflejado en ese espejo. Ese no sé dónde está.

Romek: Ah, lo confundía con el del espejo, perdona. ¿Qué interesante este mundo de energías, no?

Ambolo: Ja, ja, ja. Y su cama tenía sólo 1,05 de ancho y jamás pude dormir más de tres horas a su lado en casi dos años de relación. Anda que no es triste decir estas cosas.

Romek: ¿Nunca comprásteis otra cama? Quizás por eso no dormías bien. Yo no puedo dormir en un autobus, por ejemplo, pero un brazo, según y cómo, es diferente. Pero, dime, ¿por qué se rió cuando le hablaste del amor?

Ghaso: ¡Cómo que no!

Romek: Una pregunta, Ghaso. ¿si no tienes pareja estando en tantas páginas es que la pareja no existe, no?

Ambolo: No me hables del mundo de las energías, encima desde que he llegado de Barcelona estoy totalmente lleno de energía en mis manos. Me fluye a ratos, me queman las manos, no puedo evitarlo. A veces se hace insoportable la cantidad de energía que tengo en las manos.

Romek: ¿Será que ha llegado la hora de que empieces a curar a gente?

Ghaso: ¿Por qué no va a existir?

Romek (a Ghaso): No sé, ¿dónde estará?

Ambolo: No sé por qué se rió. Chico, tuve una discusión con mi ex porque no me cambiaba la almohada de su cama, así que cambiar la cama entera habría sido agotador. No le podía agarrar cuando se dormía...No sé, fue una relación no-relación, horrible.

Romek: Entiendo lo de la almohada. Quiero decir que no te la compraras o algo y, a veces, cambiar la cama entera cuesta pero, ¿por qué querías agarrarle cuando dormía? ¿para darle un susto?

Ambolo: Uff, no sé, estoy acojonado, chico. Me estoy leyendo un libro que se titula Manos que curan, donde estoy leyendo algunas cosas que me han pasado y me está resultando curioso. Y eso que no suelo aguantar más de tres capítulos de ningún libro de este tipo.

Romek: Me dijeron que Shirley McLaine había escrito uno que va de eso. Se llama Bailando en la luz, creo, ¿no te lo has leído? Seguro que te interesa.

Ambolo: Me gusta sentir el cuerpo de mi pareja cercana aunque sólo sean diez minutos. Necesito apoyar la cabeza en una almohada algo gruesa, no de un centímetro de grosor. Necesito sentirme confortable para dormir. Sólo dormía de dos a tres horas. Joder, era una putada.

Romek: Ahora lo entiendo, un centímetro suena a poco.

Ghaso: Sin prisas.

Romek (a Ghaso): Eso.

Ambolo: No, es de una tal Barbara, pero no Streisand. Y me gusta porque me siento a gusto con lo que hay escrito. Hay cosas que me han pasado o que son factibles pero, claro, yo que soy un incrédulo me estoy quedando acojonado, nene.

Romek: Me lo imagino. A ver si ahora resulta que puedes hacer cosas con las manos como curar tumores y todo eso. ¿Dice algo en el libro de ver caras que no son las de uno en el espejo? Igual eso es algo común en el mundillo de los que tenéis poderes.

Ghaso: ¿Para qué correr, verdad?

Romek (a Ghaso): Claro, somos jóvenes y cuando seamos viejos siempre podemos ir a bares de viejos. ¿Te gusta el 69?

Ambolo: Ah, no era nada carnal, hombre, más bien de sentimientos de agradar. Mi última relación no ha sido muy satisfactoria, la verdad, más bien fue triste y desoladora. Fría y distante.

Romek: Vaya, lo siento.

Ambolo: Lo de las caras viene a decir que puede ser que vea las vidas pasadas de la persona que tengo delante y por eso le puedo ubicar en el tiempo y en el espacio.

Romek: ¿Viste alguna vida pasar en el espejo? ¿Tiene que ser un espejo de cuerpo entero o cualquiera sirve?

Ghaso: Pues sí, ¿por?

Romek: Me vino a la cabez de repente.

Ambolo: Para mí lo veo como una especie de prueba en el desierto. Fue un erial. Se juntó el hambre con las ganas y no supimos comunicarnos en todo el tiempo.

Romek: ¿Te refieres ahora a la cama pequeña? Me estoy liando de nuevo.

Ghaso: ¿A ti te gusta el 48?

Romek: Como número sí, como postura sexual no porque padezco de la espalda.

Ghaso: Entiendo.

Romek: Yo no puedo hacer el 8 si apenas me sale el 2...Oye, en la foto te queda muy bien la gorra.

Ambolo: Coño, que te despistas. Yo en el espejo no he visto nada. He visto rostros de caras en las caras de las personas que están conmigo en la cama.

Romek: ¿Y fuera de la cama

Ghaso: Gracias, very thanks

Romek (a Ghaso) La foto 1 es más sexy, así cerca del agua. En la película tiburón estarías ya muerto.

Ambolo: Sí, al de la cama pequeña. YO soy aire y él está demasiado apegado a la tierra. No es soñador. Quería un amor terrenal y yo un amor celestial (aquí está todo dicho)

Romek: Pero el amor celestial no se mete en la cama, ¿no? Si no, no sería celestial.

Ghaso: ¿Te gusta la fotografía?

Romek: A veces la fotografía, a veces tú. Me refiero a que en la foto hay tanta disposición...Fíjate en la gorra que tienes en las manos. Yo me pregunto: ¿por qué en las manos si es una gorra?

Ghaso: Sí, con toda la idea de mostrar mi cabeza, ¿no

Romek: Pues eso se pone a pie de foto.

Ambolo: Nunca, siempre con hombres. En el momento del sexo muchas horas juntos. Vamos a ver, puede suceder en un salón, en la calle, pero debe mediar contacto físico...y psíquico entre todos (de ahí que me hayan sugerido leer algo sobre el tantra también)

Romek: Ah, por el contacto físico. Ahora me cuadra todo. Tú tienes contacto directo con los chakras de los demás, ¿es eso?

Ambolo: Romek, vuelves a confundir chufas con merinas de nuevo. No me metas a los chakras en esto. Simplemente, quería decir que soy soñador, imaginativo, con ganas de vivir la vida y dar sorpresas.

Romek: A mí me estás dando muchas.

Ghaso: ¿Qué fotos, hijo?

Romek: La sexual, la del esperma.

Ambolo: Eso es lo que he pensado. Siempre que tenía que haber contacto físico pero la última persona a la que consulté me vino a decir que mi motor generador era el amor.

Romek: ¿Y cuáles son tus planes de futuro? ¿Amar y ya está?

Ambolo: No te entiendo.

Romek: Me voy a desconectar. Lo del espejo me da mucho miedo. ¿Todavía te arden las manos?

Romek (a Ghaso): Ya me voy. ¿Mañana estarás aquí con tus fotos?

Ambolo: Me gustaría que nos viéramos algún día. Quiero ver lo que me dicen tus ojos.

Romek: A mí no me gusta que me examinen, y menos si vas a ver otras vidas, centímetros, almohadas, colchones y todo eso.

Ambolo: No te miraré tanto.

Romek: Adiós.

Ghaso: ¿Quieres quedar esta noche?

17 Comentarios:

Blogger claudia dijo...

No encuentro nada del 48 en google, solo me salen vestidos para señoritas talla 48, postura elegante.

Lo de acoplarse en cama ajena es el mejor filtro en una relación, si no se puede dormir, tiene poco futuro.

besos.

2:16 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Churri, al menos cambiale el nombre... que todos conocemos a uno.
Espero que estes muy bien de tu salud.

Un admirador de toda la vida.

3:50 p. m.  
Blogger Christian Ingebrethsen dijo...

Hombre, yo creo que un 48 es algo rollo "me la comes y te debo 23" no? En cualquier caso refleja muy bien algo que todos hemos vivido al menos una vez.

Besos.

4:55 p. m.  
Blogger ✙Eurice✙ dijo...

Que pasada de conversación.De espejos entiendo y eso que nunca he tenido uno del Bronx...hay quien ve la vida suya en su propio espejo y le gusta tan poco que imagina la de los demás, pero claro, nunca se sabe a ciencia cierta lo que los demás piensan, asi qque dificilmente puedes saber quienes son y lo que es la clave como son.
Besos polaco loco.
Oliwia Berlinski ;)

5:40 p. m.  
Blogger MORGANA dijo...

Una conversación de lo más interesante.Espero que me dejes algún día ese espejo,necesito remontarme siglos atrás en mi pasado.
Besos

6:15 p. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

¿Quién será este admirador de toda la vida? ¿Tengo de eso?

6:51 p. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

Anónimo, son nicknames de hace diez años. Yo nunca cambio los nombres, sólo los polonizo y la polonización es todo un proceso. Ya me gustaría polonizar a la tierra entera pero no puede ser. Si ese tal Ambolo o Ghaso cayeran por casualidad en Wojkowice puedo concederles una audiencia y hablar de ello. Eso sí, tienen que venir los dos y de la mano.

6:56 p. m.  
Blogger Bee Borjas dijo...

Ayyy Romek!!! Este post es un Romek Dubczek 100 x 100%!!! Cómo te quiero!!!! Eres el surrealismo hecho hombre!!! Ves el motivo por el cual eres adictivo? Besos argentinos por doquier! P/D: El león que has elegido para el perfil está fenomenal! Què fiera increíble! (No tiene nada que ver con el post, pero hace un montón que te lo quería comentar! Si si ya sè, estoy más loca que una cabra!!! Ce la vie)

6:58 p. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

Gracias, Bee. No existe la locura en Wojkowice porque nunca se apostó por una industria farmacéutica, así que estamos todos bien jejej.
Es el león de los ojos cerrados porque prefiere no mirar.
Besitos, Bee :)

7:49 p. m.  
Blogger Diego Tejada Gamboa dijo...

Si mis espejos hablaran podría conversar con ellos cuando tenga insomnio, jejeje un beso Romek

9:57 p. m.  
Blogger Observatorio Gay Granatense dijo...

Muy buen texto, en mi HOMOGRAFÍA EN VERSO (biografía homosexual en verso) en la pestaña del mismo tipo de mi blog, donde está ese grueso poético, tengo una poesía al misterio de nuestra imagen en el espejo, referido a la adolescencia, cuando uno investiga los cambios físicos que le acontecen, con todo, la comparto aquí contigo:

Blancanieves lasciva que frente al espejo
no interroga por la ansiada belleza ajena,
sino que se recrea y se deleita, extasiado,
en la contemplación de la propia desnudez
y come la manzana de la tentación de la bruja
encarnada en ella misma y en solitario
masturbaciones morbosas ante el espejo.
Pinocho que crece erecto por el lado medio,
que no quiere ser un muñeco, sino un hombre
para comprobar cuanto más alcanza lo recto
que sostiene firme en sus pequeñas manos.
Cenicienta, que no duerme, imaginando
qué hombre vendría a darle el primer beso,
acercando sus labios húmedos al espejo
templando el cristal con el semen previo.
Pepito Grillo, ausente conciencia moral
que hace tiempo dejó de informarme
sobre la pudicia de mis actos secretos
en el baño, donde nacen mis sueños
de hados madrinos que den realidad
con sus hechizos a la imagen del espejo.

11:58 p. m.  
Blogger Z dijo...

Ay Romek, muy bien escrito pero no he entendido nada. Ahora sé cómo se sintió cierta modelo cuando le preguntaron por los libros de Vargas Llosa.

1:20 a. m.  
Blogger Gitana ♥ dijo...

y habla sin preguntar ?
Yo quiero uno !:P

3:00 a. m.  
Blogger Antony Sampayo dijo...

¿EL 48 ES UNA POSTURA SEXUAL? YO SOLO CONOZCO Y PRACTICO EL 69.
ES BUENO SER AMIGO DE UN LECTOR DE AURA.

SALUDOS.

3:17 a. m.  
Blogger Romek Dubczek dijo...

Hombre, Antony, cualquier número es susceptible de convertirse en postura sexual.

11:33 a. m.  
Blogger Pimpf dijo...

Por Dios!! en tremendo bucle que te has metido con este post, era como leer con lag, vamos, las respuestas a las preguntas varios segundos después. ¿Sabes que te digo? Que mi cama también es de 1,05, que son de las raras, que yo no conozco a nadie con una camita de 1,05... :(

Bicos Ricos

12:12 p. m.  
Blogger Thiago dijo...

Este post es duro de leer, y menos mal que no ha venido Damian hoy, jajaj creo ver dos conversaciones paralelas, ¿dos conversaciones espejo? pero parece un espejo que distorsiona, pues desde luego como apunta alguien por ahi, te ha quedado de lo mas surrealista... Y la peña hablando de la cama, jaaj me meo.

Bezos.

8:28 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home